Inicio » Actualidad » Noticias

25/05/2012

Presentado en el Parador de Alcalá el curso de verano de música sacra


"Vox nostra resonet:
el canto y la música en la liturgia"


CURSO DE VERANO EN COLABORACIÓN CON LA UNIVERSIDAD DE ALCALÁ

DEL 12 AL 15 DE JULIO



El jueves 24 de mayo, a las 20 horas, fue presentado en el Parador de Alcalá de Henares el Curso de Verano "Vox nostra resonet: el canto y la música en la liturgia", que se celebrará los días 12 a 15 de julio en la ciudad de Alcalá.

El curso es fruto de la colaboración entre la Universidad y el Obispado, a través de la Vicaría para la Evangelización y la Cultura. En la presentación participó D. Javier Rivera Blanco, Vicerrector de Extensión Universitaria y de Relaciones Institucionales de la UAH, quien destacó los frutos que ya está dando el convenio firmado recientemente entre el Obispado y la Universidad y se felicitó por la celebración de este curso que recoge la rica herencia musical de la ciudad universitaria querida por Cisneros.





En el acto estuvieron presentes los tres directores del curso: D. Juan Miguel Prim, director del Instituto Diocesano de Teología y de la Escuela de Arte Cristiano, D. Paulino Carrascosa, profesor de música e intérprete, y D. Manuel González López-Corps, profesor y coordinador del Bienio de Teología Litúrgica de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid, institución que también colabora en la realización del Curso.

El profesor Carrascosa expuso las motivaciones y los objetivos del curso en una breve intervención que recogemos íntegra al final de esta noticia.



A continuación D. Juan Miguel Prim presentó los contenidos del curso y el elenco de profesores que impartirán las lecciones y dirigirán los talleres. Entre los asistentes a la presentación se encontraban Juan Alberto Pérez y Alberto Ranninger, profesores del curso, así como D. Pablo Gastaminza, director de la Orquesta de la UAH.

También asistió D. Francisco Rupérez, delegado diocesano de Pastoral Universitaria, a quien vemos en la fotografía (a la derecha) junto a D. Manuel González López-Corps.



El acto concluyó con la interpretación en directo de una pieza musical, una lauda italiana perteneciente al Laudario de Cortona, titulada Ave donna santissima, que fue interpretada por los profesores Paulino Carrascosa y Juan Alberto Pérez, y por la cantante Manoli Ramírez de Arellano.











Todas las personas interesadas en participar en este curso pueden descargar aquí el folleto, en el que encontrarán información detallada e indicaciones para la matrícula, que ha de realizarse a través de la propia Universidad.

Recordamos también que el Obispado realizará otro Curso de Verano en colaboración con la UAH, en este caso a través de la Delegación de Pastoral Universitaria, dedicado a la persona de John Henry Newman (+ info).


Agradecemos especialmente la presencia en el acto de presentación de D. Baldomero Perdigón, quien nos ha facilitado amablemente las fotografías que ilustran esta noticia.

También queremos agradecer al Parador de Alcalá, en la persona de su director D. Pedro Soria, por ofrecernos sus hermosas instalaciones para la presentación del curso. Y a La Caixa por su patrocinio de uno de los conciertos que tendrán lugar en el marco del curso de verano.

***

Recogemos la intervención de D. Paulino Carrascosa en la presentación del Curso:

El Curso que hoy presentamos lleva por título "Vox nostra resonet: el canto y la música en la liturgia". Las primeras palabras, además de ser el título de una pieza del Codex Calixtinus, son una invitación al canto: "que nuestra voz resuene".

¿Qué lugar ocupa la música y el canto entre las actividades de hombres, mujeres y niños de todos los tiempos? Sin duda no hay expresión mayor de los sentimientos humanos que la música. Y dentro de la música, el canto. D. Luigi Giussani, sacerdote italiano, llega a decir: “Ninguna expresión de sentimientos humanos es superior a la música. ¿A quién no le conmueve un concierto de cuerda, o cómo permanecer insensibles ante el colorido de una sonata para piano? Parece el máximo. Sin embargo cuando oigo la voz humana… No sé si os pasa también a vosotros pero es todavía más y más ya no se puede”. El canto es la expresión más auténtica del hombre. En el canto humano la música se hace consciente, grito del anhelo de infinito que caracteriza al corazón.

Pero ¿por qué canta? ¿Para quién canta? El ser humano reconoce una armonía en el universo, cerca o lejos, y en la experiencia de la belleza se ve llevado más allá de sí mismo y comprende que está a las puertas de algo más hermoso, más verdadero, más duradero. Y por eso canta, para expresar alegría, dolor, tristeza y amor, pero también encuentra en la música un lenguaje más sublime, un medio para llegar más allá de sí mismo en cualquier ámbito de su vida.

Mas, ¿llegar a dónde? Las tradiciones religiosas de la humanidad han usado ritos, gestos, palabras y música para relacionarse con el más allá, con seres superiores, con la divinidad. Existe una antigua tradición sobre el origen del cristianismo en Rusia que afirma que cuando el príncipe Vladimir de Kiev estaba buscando la religión más adecuada para su pueblo envió emisarios a los principales centros religiosos del mundo. Cuando regresaron los emisarios de Constantinopla contaron conmovidos al príncipe que habían asistido a una liturgia en la basílica de Santa Sofía y confesaron: "No sabíamos si estábamos en el cielo o en la tierra... experimentamos que Dios habita allí entre los hombres".

Esta experiencia de la sublimidad de Dios a través de la belleza del canto y la música es testimoniada también por otras muchas personas, como es el caso del escritor y poeta francés Paul Claudel: este joven, ateo, se hallaba en la Catedral de Notre-Dame de París, asistiendo a las Vísperas del día de Navidad -era el año 1886- atraído por la belleza estética de la liturgia cuando -escribe- "se produjo el acontecimiento que ha dominado toda mi vida. De repente, mi corazón se sintió tocado y creí. Creí con tal fuerza de adhesión, con tal arrebatamiento de todo mi ser, con una convicción tan poderosa, con tal certeza, que no me quedaba la menor duda... Sentí, de golpe, al escuchar las voces de la Escolanía, el sentimiento desgarrador de la inocencia, de la eterna infancia de Dios. Fue una revelación inefable: es cierto, Dios existe, está allí. Es Alguien, es un ser tan personal como yo mismo. Él me ama, Él me llama".

También hoy en día escuchamos a personas que hablan de esta posibilidad que ofrece la música de preguntar, de responder, de reflejar todo lo que el hombre lleva inscrito en su corazón, tal y como afirma Ricardo Mutti, “detrás de las notas habita el Infinito”.

De aquí se desprende que el valor de la música en la liturgia no consiste en un mero adorno para realzarla simplemente sino que es parte esencial de la misma puesto que muestra a través de su contingencia algo más grande de lo que es signo y de donde nace su auténtica belleza.

Quisiera añadir que, para mí, esta es una ocasión para responder a la vocación musical y a la vocación cristiana. Las dos están unidas, mejor, la una me introduce potentemente en la segunda. Considero la música como vehículo de expresión y maduración de mi persona y de mi propia fe, con la convicción de que la belleza de la experiencia cristiana es un rico tesoro que ponemos ante las personas de nuestro tiempo para el beneficio de toda la sociedad.

El Curso que hoy presentamos pretende adentrarse en los orígenes del canto cristiano, respuesta a la iniciativa de Dios que entra en la historia por medio de la humanidad de Cristo; en su relación con el canto judío y con la música y el culto paganos. Quiere también conocer mejor la rica tradición del canto gregoriano y la polifonía de las catedrales europeas, la influencia de los diversos estilos musicales en la alabanza divina y la condición actual del canto y la música en la liturgia cristiana de nuestros días. Todo esto lo haremos de la mano de historiadores, liturgistas, compositores, músicos y teólogos, compaginando la exposición de los argumentos con los talleres de canto e instrumentos así como con dos conciertos a través de los cuales podremos asistir a la forma concreta mediante la cual la música embellece la liturgia como elemento indisociable de ella.


Gestor de noticias y Agenda Diocesana del Obispado de Alcalá
Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies. Más información | ACEPTAR