Inicio » Actualidad » Noticias

20/07/2011

75 aniversario del incendio de la Iglesia Magistral de Alcalá de Henares

La Iglesia Magistral tras el incendio del 21 de julio de 1936

 

Ocurrió el 21 de julio de 1936. Mañana se cumplirán setenta y cinco años del asalto, incendio y destrucción de la Iglesia Magistral de Alcalá de Henares y de la muerte violenta del sacerdote coadjutor de la parroquia de San Pedro Apóstol Rvdo. D. Pedro García Ezcaray. Los acontecimientos de julio de 1936 dieron lugar, desde el primer momento y en los sucesivos meses y años, a una ingente multitud de víctimas inocentes; hoy, como ayer, los cristianos debemos orar por todas ellas sin distinción alguna, y también por todos sus verdugos.

 

La Iglesia Magistral tras el incendio del 21 de julio de 1936

 

A continuación ofrecemos información, recopilada por el Rvdo. D. Luis García Gutiérrez –Delegado para la Causa de los Santos e historiador–, sobre algunos de los sacerdotes vinculados a nuestra Diócesis Complutense que murieron en la persecución religiosa de los años 30 del pasado siglo XX.


MIEMBROS DEL CABILDO DE LA IGLESIA MAGISTRAL



D. JULIÁN FERNANDEZ

El M. I. Sr. D. Julián Fernández Díaz, vino de Trujillo de Cáceres, y por oposición fue nombrado Canónigo Archivero de nuestra Santa e Insigne Iglesia Magistral.

Su oficio lo hizo efectivo con su personal dedicación a ordenar el Archivo Capitular, rico como el de pocas catedrales, que era al par biblioteca y museo, donde el Cardenal Cisneros, y los Cardenales y Arzobispos de Toledo, que vinieron después, dejaron en sus vitrinas la impronta de sus Pontificados. El Archivo Capitular ocupaba entonces el entresuelo del Patio de Armas del Archivo Central del Reino.

Y fue don Julián quien organizó la magnífica exposición de Arte sagrado en las salas del Archivo, que fue largamente visitada de nacionales y extranjeros.

Hizo nueva oposición a la vacante de Abad, y la ganó en buena lid. Desplegó su Dignidad de Presidente del Cabildo con su palabra, con su ejemplo y con su pluma. Él instituyó la Hora Santa de los Primeros Jueves de mes ante el Tabernáculo de las Stas. Formas Incorruptas. Él promovió la solemne Asamblea Eucarística del año 1926. Él fundó la Visita Domiciliaria de la Virgen del Val, Patrona de la Ciudad. Él publicó dos folletos: "Noticias Históricas de la Santa Iglesia Magistral" y "Noticia Histórica de las Santas Espinas".

A primeros de julio de 1936 salió de Alcalá a sus vacaciones en Sigüenza, de donde no volvió más. Se dice que en los días del Alzamiento Nacional lo denunció como sacerdote un ferroviario de la casa en que vivía; y que fue fusilado y enterrado no se sabe dónde ni cómo...


D. EDUARDO ARDIACA CASTELL


D. Eduardo Ardiaca Castell vino de Lérida a hacer oposiciones a Canónigo Penitenciario de nuestra Santa e Insigne Iglesia Magistral. Y además Capellán Rector del Templo Conventual de las Dominicas de Santa Catalina de Siena. Era un modelo de seriedad sacerdotal. Era todo un señor en genio y en figura. Cortés y atento con cuantos le trataban. Daba clase en el Seminario Menor de Teodicea y de Ética.

El día 20 de julio de 1936 se arriesgó a venir a la Magistral por la calle de la Tercia y entrar por la puerta del claustro, y ocultar las Stmas. Formas Incorruptas, ayudado del sacristán, en la cripta del Sepulcro de Cisneros.

El día 23 de julio celebró su última Misa en la Capilla Conventual de la clausura de sus Dominicas. Después le aconsejaron que se escondiera. Y así lo hizo. Veinte días más tarde se le presentaron unos milicianos, exigiéndole dinero. Y como vieran que no lo tenía, lo llevaron al Ayuntamiento, y en la tarde de aquel día al cementerio, detrás de cuyas tapias lo fusilaron. Era el 11 de agosto de 1936.


D. LONGINOS ORTEGA MIGUEL

D. Longinos Ortega Miguel vino de Burgos a ser por oposición Canónigo de nuestra Santa Iglesia Magistral y Capellán Rector del Templo Conventual de Franciscanas de San Juan de la Penitencia. En el Cabildo fue muchos años Administrador de Pías Memorias, y en el Seminario de los Santos Niños Justo y Pastor profesor de Matemáticas. Cultivaba relaciones sociales con personas de relieve, sin mengua de su carácter sacerdotal, grave y austero, como son los sacerdotes de Castilla la Vieja.

El 21 de julio celebró su Misa última y se escondió a instancias de unos amigos. Pero no hallándose seguro, decidió irse a ocultar en Madrid. Y buscó quien lo llevara. Y lo halló... ¡El precio del viaje fue el de 1.500 pesetas!

En Madrid continuó la zozobra del infortunado don Longinos, buscando dónde meterse; porque ninguno de sus amigos ni conocidos lo quisieron recibir.

Por fin halló una pensión en la calle de la Montera, de la que lo vinieron a sacar el 7 de noviembre los temibles milicianos para llevarle a la Comisaría de la calle de la Bolsa, y de allí a la Cárcel Modelo, y de allí... al paredón, donde lo asesinaron, sin que se sepa más.


D. PABLO HERRERO ZAMORANO

El M. I. Sr. D. Pablo Herrero Zamorano vino de Segovia a ser Canónigo Magistral. Fue también Capellán Rector del Templo Conventual de las Carmelitas de la Imagen. Y en el Seminario de los Santos Niños daba clase de Historia.

Su Misa última la celebró en su Convento el 21 de julio. Dos días después, el 23 de julio, a las seis de la tarde, caía alevosamente acribillado a balazos en la acera de los números impares de la calle de Santiago de esta Ciudad.


D. ROGELIO OLIVA RUIZ

El M. I. Sr. D. Rogelio Oliva Ruiz vino de la Parroquia de San José, de Madrid, a ser Canónigo por oposición de nuestra Iglesia. En el Seminario Menor daba clases de Geografía. Y no faltó nunca a sus deberes capitulares y escolares.

A fin de curso de 1936 salió de Alcalá para no volver. Su familia vivía en Madrid, en la calle del Ave María, número 48. Y con ella se fue don Rogelio a pasar sus vacaciones. Fue detenido dos veces: una, a las tres de la mañana, en los días primeros del Movimiento, por la horrenda "Brigada del Amanecer", que le llevó a la Comisaría y de allí a la Cárcel Modelo, en donde, a los ocho días, le dieron libertad; y otra, el 9 de noviembre, en que vuelven los milicianos a su casa y se lo llevan con su madre, y a los dos los fusilan en Paracuellos de Jarama.


D. MARCIAL PLAZA DELGADO

D. Marcial Plaza Delgado, natural de Cogolludo, provincia de Guadalajara, vino del Seminario Conciliar de San Dámaso de Madrid, a ser por oposición Maestro de Ceremonias de nuestra Iglesia. Era además Capellán de las Adoratrices. Y en el Seminario Menor daba clases de Religión y Lengua Castellana.

El 23 de julio de 1936, a última hora de la tarde, unos milicianos brutales, que acababan de asesinar a su padre a la altura de las Eras de San Isidro en Alcalá, llamaron a la puerta de su casa, y don Marcial se la abrió; y lo sacaron de ella con ademanes violentos, y le obligaron a caminar con ellos y, andados unos pasos, lo mataron a tiros por la espalda.

Se dio el caso patético de que su pobre madre -viuda y sin hijo, y sola desde aquella tarde cruel-, que había presenciado desde la puerta de su casa la tragedia escalofriante, transida de pena honda, sacó una almohada para en ella reclinar la cabeza del cadáver de "su Marcial"..., tendido en un charco de sangre.


D. PEDRO GARCIA EZCARAY

A D. Pedro García Ezcaray lo trajo de su pueblo de Trujillo el Abad don Julián. Era sacerdote de toda su confianza. Y la merecía justamente por su vida recta y ordenada. Su preocupación única eran los feligreses de la Parroquia de San Pedro Apóstol, de la que era coadjutor.

El 21 de julio, cuando ardía la Magistral, envuelta en llamas, se lanzó a la calle y fue a ver si podía salvar alguna cosa. Era el momento en que se hundía estrepitosamente la bóveda. Una bala sacrílega, pero certera, lo desplomó a él, que quedó bañado en sangre a la misma puerta del Templo Magistral... Y allí estuvo varias horas abandonado..., como un símbolo...


OTROS SACERDOTES DIOCESANOS


D. CESAR MANERO ZARO

D. César Manero Zaro vino de Torrejón de Ardoz a ser Cura párroco de Santa María de nuestra Ciudad en el Concurso de Parroquias, convocado por el entonces Obispo de Madrid-Alcalá D. Prudencio Melo Alcalde. Debió ser hacia el año 1920, porque en 1923, Melo fue promovido a Valencia.

Desde el primer día de su mandato pastoral entre nosotros, se ganó don César la confianza y el afecto de sus feligreses, que veían en él a un Cura llanote y campechano. Cuando vio arder en viva llama su Templo Parroquial en los días del Alzamiento, presintió la catástrofe que se le venía encima. En agosto de 1936, cuando los que lo conocían y trataban lo creían libre ya de la persecución, unos milicianos van por él, lo sacan de su casa, lo llevan al Ayuntamiento, y luego, sin saber dónde, lo fusilan.


D. MAXIMINO GARCIA Y GARCIA

D. Maximino García y García vino a esta ciudad desde la Iglesia Palatina del Buen Suceso, de Madrid. Vino sin cargo eclesiástico. Y de modo interino fue Capellán de las Franciscanas de Santa Ursula y Rector de su Templo Conventual. Y después lo fue del Manicomio Provincial, que ocupaba el edificio de las Escuelas de la calle de San Juan. Era de carácter tímido. De él se cuentan anécdotas pintorescas, como aquella de la Cueva del Beato en los campos de Cifuentes (Guadalajara), a donde se retiró a practicar sus Ejercicios Espirituales. Y porque, el día que llegó, le enseñaron los Hermanos del Convento un trabuco de los tiempos de Novaliches, se volvió rápidamente a su casa de la calle de Almazán.

Fue fusilado el 20 de agosto de 1936 junto a las tapias del Cementerio. Antes él había perdonado y bendecido a sus verdugos.


SACERDOTES RELIGIOSOS

FILIPENSES


P. MARIANO SANCHEZ SOBEJANO

El P. Mariano Sánchez Sobejano, filipense, era alcalaíno de nacimiento y aquí vivió y de aquí salió para írsenos a Dios por un camino de sangre.

Fue organista por oposición de nuestra Iglesia Magistral, y dejó de serlo para ingresar en el Oratorio de San Felipe Neri de su Ciudad. De esas dos mitades, en que se nos ofrece su vida, fecunda en hechos ejemplares y exuberantes de virtudes, conservamos los que con él convivimos recuerdo memorable. Del organista don Mariano guardaba nuestra Iglesia en su Archivo calcinado himnos, salmos, gozos, motetes, misas y otras brillantes partituras, que acreditaban su gran temperamento musical. Del padre Mariano, filipense, tienen las almas piadosas recuerdos imperecederos de su santidad.

El 22 de julio de 1936 salieron de la casa de su Oratorio, los tres Padres y los dos Hermanos, que componían la Comunidad, de la que era Prepósito el P. Juan José de Lecanda, que estaba a la sazón en Neguri de Vizcaya. Salieron de orden del alcalde socialista, que se incautaba del edificio de San Felipe Neri para convertirlo en checa... Los tres Padres y los dos Hermanos fueron a ocultarse en la cámara o desván de la casa de su propiedad, número 15 de la calle Nueva, por no comprometer a sus inquilinos.

Horas más tarde eran conducidos por milicianos como delincuentes comunes al Ayuntamiento, desde el que los llevaron a la cárcel. Antes se les había separado el padre Mariano con este triste augurio: "Sálvese el que pueda". Y fue él cabalmente el que no pudo salvarse. Se le da por desaparecido, pero bien creemos que fue asesinado. ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por quién? Sólo Dios sabe. Pero se ha cumplido el anhelo del humildísimo padre Mariano: el de pasar ignorado en vida y muerte.


ESCOLAPIOS


P. JOSE MANUEL GARCIA PARADELO

El P. José Manuel García Paradelo de San Ildefonso, escolapio del Colegio de nuestra Ciudad, al que vino en 1934 desde Getafe, donde había sido Maestro de Novicios.

En las vacaciones estivales de 1936 salió en la primera tanda hacia su pueblo leonés de Villabujáin, desde donde se reintegró el 18 de julio a su Colegio de Alcalá, que ya no estaba en la Universidad del Cardenal Cisneros, en la que estuvieron sesenta y más años los Padres Escolapios, educando tres generaciones complutenses de primera y segunda enseñanza, además de su Academia preparatoria militar, de la que eran profesores jefes y oficiales de la brillante Arma de Caballería, que guarnecía entonces la Ciudad.

Los Padres Escolapios habitaban, a su salida de la Universidad, en la casa número 15 de la calle de Santiago. En los días del Alzamiento sólo tres Padres y un Hermano había en ella. Su Rector lo era el Padre Julián García, al que le exigió el alcalde socialista las llaves de la casa, dándole un salvoconducto para Madrid, y probablemente se salvó.

A todo esto la casa número 15 de la calle de Santiago fue minuciosamente registrada, y a su puerta quedaron dos milicianos armados hasta las uñas...

Llegó la hora de comer, y los Padres sentaron a su mesa frugal a los milicianos, que los vigilaban. Y en la mesa se trató del viaje a Madrid de los dos Padres, a quienes los milicianos se ofrecieron a llevarlos en un camión, que trajeron, acabada la comida.

Subieron al camión los dos Padres, los dos milicianos y el conductor. El camión, al cruzar la calle de Diego de Torres, se desvió de la carretera y enfiló hacia El Chorrillo.
-"¿Qué?, ¿no vamos a Madrid?" -preguntó un Padre.
--"Sí"-, le dijo un miliciano con cínica chacota, -"Vamos por Barajas, que es mejor camino"-. Y agregó desvergonzado, mirando al Padre José Manuel: -"Dame tus zapatos, que tú no los vas a necesitar ya"-. Y tirando de ellos, lo dejó descalzo.

Llegaron a El Chorrillo y se detuvo el camión. Y entre risotadas e insultos soeces, aquellos malvados acompañantes, que acababan de ser comensales hipócritas de sus víctimas, obligaron a los dos Padres a bajar del camión con ademanes impíos y los asesinaron por la espalda.


P. JOSE VIÑAS RODRIGUEZ

El P. José Viñas Rodríguez de la Reina de los Ángeles vino al Colegio de Alcalá desde Archidona el 19 de marzo de 1936. Era poeta de alta inspiración. Apenas podía moverse, enfermo como estaba de reuma crónico articular. Los milicianos lo hicieron subir entre groseras violencias al camión, en que iba el Padre José María García Paradelo, con dirección a El Chorrillo, donde lo asesinaron.

Y se dio el tristísimo caso de que, sin duda, avisadas previamente por los milicianos sin alma, muchas gentes de Alcalá, que tampoco parecían tenerla, presenciaron la horrenda tragedia de dos vidas indefensas con morbosa delectación.


P. GREGORIO GOMEZ MIGUEL


El P. Gregorio Gómez Miguel de la Maternidad de Nuestra Señora vino al Colegio de Alcalá procedente de Sanlúcar de Barrameda. Era el 16 de julio de 1935. Los acontecimientos luctuosos lo sorprenden en Villafranca de los Caballeros, donde lo encarcelan el 10 de agosto. Sale de la cárcel, libre bajo fianza, que le pone su familia. Y el 27 de septiembre lo vuelven a detener y lo fusilan.


P. JUAN FRANCISCO ALONSO SUBIÑAS

El P. Juan Francisco Alonso Subiñas de la Milagrosa, natural de Covarrubias (Burgos), el 2 de septiembre de 1934 vino a nuestra Ciudad desde el Colegio de San Antón. El 19 de julio de 1936 se fue a Madrid con intención de seguir hasta Burgos; pero ya no funcionaban los trenes del norte. Y se ocultó en Madrid en casa de unos parientes del paseo de las Delicias. Alguien lo denunció y unos milicianos lo sorprendieron a la puerta de la casa: y se lo llevaron y lo asesinaron, sin saberse dónde, el 4 de septiembre.


P. ANDRES DIAZ BALMISA

El P. Andrés Díaz Balmisa de la Inmaculada era oriundo de Sevilla. Estuvo dos veces en nuestra Ciudad: en el año 1906 y en el 1935. Al iniciarse el Alzamiento marchó a Madrid y se ocultó en casa de unos primos suyos, con los que vivió de julio a septiembre, en que lo detuvieron, delatado por los porteros de la casa. De la checa de Fomento, adonde lo llevaron sus aprehensores, salió a los cinco días con otros muchos detenidos, y en una madrugada cruel lo asesinaron, sin que se sepa más.


H. FACUNDO MARTINEZ DIAZ

El Hermano Facundo Martínez Díaz de la Concepción Inmaculada estuvo en el Colegio de Alcalá desde el 29 de abril de 1935, en que vino desde Getafe, hasta su martirio.

No era sacerdote, pero era religioso de votos solemnes de las Escuelas Pías de San José de Calasanz, emitidos en 6 de enero de 1916. El Hermano Facundo volvió a su Colegio desde su pueblo alcarreño de Membrillera, cuando se inició la contienda. Dos días después era detenido y fusilado en la plaza Mayor de Alcalá con otras inocentes víctimas, entre otras, nuestro inolvidable sacristán don Tomás Plaza Maín, benemérito de esta Iglesia Magistral.

 

 

Catedral-Magistral. Lápida en memoria de las víctimas de la persecución religiosa 1936-1939

 

Información sobre mártires ya beatificados
vinculados a la Diócesis de Alcalá de Henares:
Beatificados por Juan Pablo II

Beatificados por Benedicto XVI
 

Información sobre los Oblatos que serán próximamente beatificados
 
 
 
 
Martirologio

 

Gestor de noticias y Agenda Diocesana del Obispado de Alcalá
Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies. Más información | ACEPTAR