10/11/2016

Inauguración del ''Año Cisneros'' con un solemne oficio litúrgico en la Catedral (fotos)


Vísperas solemnes y traslación de los restos
del cardenal Cisneros


8 de noviembre de 2016





VER VIDEO RESUMEN


Acompañado por el Arzobispo de Toledo, Mons. Braulio Rodríguez Plaza y por el Obispo de Sigüenza-Guadalajara, Mons. Atilano Rodríguez Martínez, el Obispo de Alcalá de Henares, Mons. Juan Antonio Reig Pla, presidió el pasado martes 8 de noviembre un solemne oficio litúrgico en la Catedral Magistral de Alcalá.

En el año 2017 se cumplirán quinientos años de la muerte en Roa (Burgos) del cardenal Ximénez de Cisneros. Era un 8 de noviembre cuando Fray Francisco entregaba su alma a Dios tras una larga vida de servicio a la Iglesia y a España. La Diócesis de Alcalá ha querido inaugurar la celebración del V Centenario el mismo día en que se conmemora su muerte y lo ha hecho con diversos actos.

Por la mañana Mons. Reig Pla presidió la Eucaristía en la Capilla de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá, donde se conserva su Sepulcro. Después asistió a la Annua Commemoratio Cisneriana, en el Paraninfo de la Universidad. Y por la tarde, a las 18 horas, presidió unas Vísperas solemnes en la Catedral Magistral.

Media hora antes, a las 17.30 horas, daba comienzo en el Monasterio de San Juan de la Penitencia –fundación cisneriana de religiosas clarisas (vulgo "Juanas")– una sencilla oración ante el Arca que contenía parte de los restos mortales del Cardenal Cisneros.

Hemos de recordar que el cuerpo de Cisneros fue sepultado en 1517 en la Capilla de San Ildefonso, y allí permaneció –con diversas vicisitudes– hasta mediados del siglo XIX, cuando la desamortización y venta de los edificios de la Universidad provocaron el traslado del sepulcro y los restos mortales a la Magistral de Alcalá. Tras el incendio y saqueo de la Magistral en los primeros días de la Guerra Civil española los restos fueron llevados para su protección a Madrid, donde permanecieron custodiados hasta el 11 de noviembre de 1977, fecha en que fueron devueltos a la Magistral e inhumados en la nave central del templo, ante la reja de la Capilla Mayor.

Con ocasión de la inauguración del V Centenario de su muerte, el Obispado de Alcalá ha procedido al examen y reconocimiento de los restos mortales, pudiendo verificar que se conservan conforme a las actas de entrega y recepción de 1977, envueltos y lacrados en dos envoltorios, uno de ellos de mayor tamaño.

Con el objeto de proceder a la traslación de parte de los restos al altar del trascoro de la Catedral Magistral, junto a la Cripta de los Santos Niños, el Obispado decidió depositar provisionalmente en el Monasterio de San Juan de la Penitencia, para su custodia, el envoltorio de menor tamaño, en el interior del Arca de las Victorias de Carlos V, que ya contuvo los restos mortales del Cardenal desde 1937 hasta 1977. La parte mayor de los restos fue inhumada nuevamente bajo el actual altar de la Catedral.

Tras la oración, guiada por la Abadesa de las Clarisas, el Arca fue portada por seminaristas hasta la Catedral Magistral. Escoltada por los maceros del Ayuntamiento y por cuatro religiosas con antorchas, el Arca cisneriana fue acompañada también por numerosos fieles, así como por representantes institucionales de Alcalá, Torrelaguna y otros municipios cisnerianos.

El volteo de las campanas de la Catedral recibió a la comitiva. El Arca fue recibida a las puertas del templo por el Obispo de Alcalá, acompañado del Arzobispo de Toledo y del Obispo de Sigüenza-Guadalajara. El canto de la Escolanía de los Santos Niños y el sonido del Órgano solemnizaron la entrada del Arca, que fue llevada a los pies del altar.

Dio entonces comienzo el solemne oficio litúrgico, con el canto del Lucernario y la ofrenda del incienso, elementos propios de la liturgia hispano-mozárabe. La Schola "Salve Regina" interpretó música de los Cantorales de Cisneros durante toda la celebración.

Al Lucernario siguió el canto de las Vísperas del Oficio de Difuntos. Tras el rezo de los salmos y la proclamación de la lectura bíblica la Escolanía de la Catedral entonó un canto litúrgico, al que siguió la homilía de Mons. Reig Pla, quien glosó la vida del Cardenal Cisneros y resaltó la importancia de su obra reformadora y de gobierno, así como su estrecha vinculación con nuestra ciudad.

Concluida la homilía y el rezo de Vísperas, con el canto del Magnificat y las preces, tuvo lugar el traslado del Arca con los restos del Cardenal hasta el altar del trascoro, en la girola de la Catedral. Allí, tras una oración, fue extraída del interior del Arca la pequeña arqueta de madera que contenía parte de los restos de Cisneros, siendo depositada en el espacio preparado tras el gran relieve conmemorativo en bronce, realizado por el escultor Julio López Hernández.

El oficio concluyó con una Statio mariana, con el canto de la Salve Regina y las últimas oraciones.

La Casa Real estuvo representada en el acto por medio del Jefe del Cuarto Militar de la Casa del Rey, D. Juan Ruiz Casas. Asistieron a la celebración los alcaldes y alcaldesas de numerosos municipios cisnerianos, así como diversas autoridades religiosas, civiles y militares. Dada la condición de franciscano de Cisneros el oficio contó también con la presencia de religiosos franciscanos.

Ofrecemos a continuación algunas imágenes de estos actos.





































































VER VIDEO RESUMEN


Gestor de noticias y Agenda Diocesana del Obispado de Alcalá

© Obispado de Alcalá de Henares:
Palacio Arzobispal
Plaza de Palacio, 1 bis
28801 Alcalá de Henares
(Madrid - España).
Tel.: (+34) 91 888 27 00
E-mail: diocesis@obispadoalcala.org
Nota legal