Libertad religiosa y de conciencia
La persecución a la Iglesia Católica, a su Doctrina y a quienes la enseñan

Objeción de conciencia

"El ciudadano no está obligado en conciencia a seguir las prescripciones de las autoridades civiles si éstas son contrarias a las exigencias del orden moral, a los derechos fundamentales de las personas o a las enseñanzas del Evangelio.820 Las leyes injustas colocan a la persona moralmente recta ante dramáticos problemas de conciencia: cuando son llamados a colaborar en acciones moralmente ilícitas, tienen la obligación de negarse.821 Además de ser un deber moral, este rechazo es también un derecho humano elemental que, precisamente por ser tal, la misma ley civil debe reconocer y proteger: «Quien recurre a la objeción de conciencia debe estar a salvo no sólo de sanciones penales, sino también de cualquier daño en el plano legal, disciplinar, económico
y profesional».822

Es un grave deber de conciencia no prestar colaboración, ni siquiera formal, a aquellas prácticas que, aun siendo admitidas por la legislación civil, están en contraste con la ley de Dios. Tal cooperación, en efecto, no puede ser jamás justificada, ni invocando el respeto de la libertad de otros, ni apoyándose en el hecho de que es prevista y requerida por la ley civil. Nadie puede sustraerse jamás a la responsabilidad moral de los actos realizados y sobre esta responsabilidad cada uno será juzgado por Dios mismo (cf. Rm 2,6; 14,12)."
(
Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, n. 399. Pontificio Consejo "Justicia y Paz")

Libertad de conciencia

«En cada campo de la vida social, cultural y política el respeto de la libertad de conciencia, ordenada a la verdad, encuentra variadas, importantes e inmediatas aplicaciones. Buscando juntos la verdad, en el respeto de la conciencia de los demás, podremos avanzar por los caminos de la libertad, que llevan a la paz, según el designio de Dios».
(Mensaje con ocasión de la XXIV Jornada Mundial de la Paz 1991, Si quieres la paz, respeta la conciencia de cada hombre. 01-01-1991.  Beato Juan Pablo II)

Libertad religiosa

“La libertad religiosa no significa indiferentismo religioso y no comporta que todas las religiones sean iguales [133]. El discernimiento sobre la contribución de las culturas y de las religiones es necesario para la construcción de la comunidad social en el respeto del bien común, sobre todo para quien ejerce el poder político. Dicho discernimiento deberá basarse en el criterio de la caridad y de la verdad. Puesto que está en juego el desarrollo de las personas y de los pueblos, tendrá en cuenta la posibilidad de emancipación y de inclusión en la óptica de una comunidad humana verdaderamente universal. El criterio para evaluar las culturas y las religiones es también «todo el hombre y todos los hombres». El cristianismo, religión del «Dios que tiene un rostro humano» [134], lleva en sí mismo un criterio similar.

La religión cristiana y las otras religiones pueden contribuir al desarrollo solamente si Dios tiene un lugar en la esfera pública, con específica referencia a la dimensión cultural, social, económica y, en particular, política. La doctrina social de la Iglesia ha nacido para reivindicar esa «carta de ciudadanía» [135] de la religión cristiana. La negación del derecho a profesar públicamente la propia religión y a trabajar para que las verdades de la fe inspiren también la vida pública, tiene consecuencias negativas sobre el verdadero desarrollo. La exclusión de la religión del ámbito público, así como, el fundamentalismo religioso por otro lado, impiden el encuentro entre las personas y su colaboración para el progreso de la humanidad. La vida pública se empobrece de motivaciones y la política adquiere un aspecto opresor y agresivo. Se corre el riesgo de que no se respeten los derechos humanos, bien porque se les priva de su fundamento trascendente, bien porque no se reconoce la libertad personal. En el laicismo y en el fundamentalismo se pierde la posibilidad de un diálogo fecundo y de una provechosa colaboración entre la razón y la fe religiosa. La razón necesita siempre ser purificada por la fe, y esto vale también para la razón política, que no debe creerse omnipotente. A su vez, la religión tiene siempre necesidad de ser purificada por la razón para mostrar su auténtico rostro humano. La ruptura de este diálogo comporta un coste muy gravoso para el desarrollo de la humanidad.”

(Encíclica Caritas in veritate, nn. 55-56. 29-06-2009. Benedicto XVI)


    » Carta circular sobre la enseñanza de la religión en la escuela.
       05-05-2009. Congregación para la Educación Católica

    » Discurso a la Asamblea General de la Organización
       de las Naciones Unidas en Nueva York.

       18-04-2008. Benedicto XVI

    » Carta a los Obispos, a los presbíteros, a las personas consagradas y a los fieles laicos
       de la Iglesia Católica en la República Popular China.

       27-05-2007. Benedicto XVI

    » Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, nn. 50, 97, 155, 166, 286, 421-424 y 553.
       Pontificio Consejo “Justicia y Paz”

    » Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 2104-2109.

    » Mensaje con ocasión de la XXIV Jornada Mundial de la Paz 1991
       Si quieres la paz, respeta la conciencia de cada hombre

       
01-01-1991. Beato Juan Pablo II

    »
Mensaje para la celebración de la XXI Jornada Mundial de la Paz 1988,
       La libertad religiosa, condición para la pacífica convivencia.

       01-01-1988. Beato Juan Pablo II

    » Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede.
       1979

    » Concilio Vaticano II.
       Declaración Dignitatis humanae

    » Monográfico en la página Web de la Conferencia Episcopal Española
       sobre la libertad religiosa.


    » El derecho a la objeción de conciencia en nuestra página web

Monográficos en la página Web de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos de
Norteamérica
:

    » Religious Liberty (en inglés)

    » Formando la conciencia para ser ciudadanos fieles (en español)

    » Religious Liberty at Home (en inglés y en español)

    » Recursos para la oración (en inglés y en español)

    »
Rezar por la vida y la libertad (en español)

Libertad religiosa y de conciencia. Algunos santos y beatos

    » San Juan Bautista

    »
Santo Tomás Moro

    » Beato Franz Jägerstätter

    » Beato Cardenal Clemens August von Galen, obispo de Münster

Persecución religiosa en España (1934-1939)

La persecución a la Iglesia Católica, a su Doctrina y a quienes la enseñan, hoy

    » Lista de agentes de pastoral -obispos, sacerdotes, religiosos y laicos- asesinados en
       2
011
       Agencia Fides

    » Lista de agentes de pastoral -obispos, sacerdotes, religiosos y laicos- asesinados en
       2
010
       
Agencia Fides

    »
La persecución a los Obispos que enseñan la Doctrina Católica sobre la AMS
       y la llamada «ideología de género»


       

 

 

 

 




© Obispado de Alcalá de Henares:
Palacio Arzobispal
Plaza de Palacio, 1 bis
28801 Alcalá de Henares
(Madrid - España).
Tel.: (+34) 91 888 27 00
E-mail: diocesis@obispadoalcala.org
Nota legal