Algunos documentos sobre el discernimiento vocacional
en relación con las personas de tendencias homosexuales

"(…) Dos son los aspectos inseparables en toda vocación sacerdotal: el don gratuito de Dios y la libertad responsable del hombre. La vocación es un don de la gracia divina, recibido a través de la Iglesia, en la Iglesia y para el servicio de la Iglesia. Respondiendo a la llamada de Dios, el hombre se ofrece libremente a Él en el amor. El solo deseo de llegar a ser sacerdote no es suficiente y no existe un derecho a recibir la Sagrada Ordenación. Compete a la Iglesia, responsable de establecer los requisitos necesarios para la recepción de los Sacramentos instituidos por Cristo, discernir la idoneidad de quien desea entrar en el Seminario, acompañarlo durante los años de la formación y llamarlo a las Órdenes Sagradas, si lo juzga dotado de las cualidades requeridas. (…)

Sería gravemente deshonesto que el candidato ocultara la propia homosexualidad para acceder, a pesar de todo, a la Ordenación. Disposición tan falta de rectitud no corresponde al espíritu de verdad, de lealtad y de disponibilidad que debe caracterizar la personalidad de quien cree que ha sido llamado a servir a Cristo y a su Iglesia en el ministerio sacerdotal"
(Congregación para la Educación Católica, Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas de tendencias homosexuales antes de su admisión al seminario y a las órdenes sagradas, n. 3, 4-11-2005).

"(...) la Iglesia, respetando profundamente a las personas en cuestión, no puede admitir al Seminario y a las Órdenes Sagradas a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o sostienen la así llamada cultura gay" (Congregación para la Educación Católica, Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas de tendencias homosexuales antes de su admisión al seminario y a las órdenes sagradas, n. 2, 4-11-2005).

"La ordenación al diaconado o al presbiterado de hombres homosexuales es absolutamente desaconsejable e imprudente y, desde el punto de vista pastoral, muy arriesgada. Una persona homosexual o con tendencia homosexual no es, por lo tanto, idónea para recibir el sacramento del Orden sagrado" (Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Respuesta a la pregunta sobre si es lícito que un Obispo diocesano ordene al sagrado presbiterado a un varón que manifieste propensiones llamadas homosexuales, 16-5-2002).

Santa Sede

    » Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis
       «El Don de la vocación presbiteral», pág. 83-84.

       8-12-2016. Congregación para el Clero

    » Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación
       con las personas de tendencias homosexuales antes de su admisión al seminario
       y a las órdenes sagradas.

       4-11-2005. Congregación para la Educación Católica

» Rescriptum ex audientia con el que se aclaran las disposiciones contenidas en la «Instrucción sobre los criterios de discernimiento vocacional en relación con las personas de tendencias homosexuales antes de su admisión al seminario y a las órdenes sagradas» (8 de abril de 2008)

    » Respuesta a la pregunta sobre si es lícito que un Obispo diocesano ordene al sagrado
       presbiterado a un varón que manifieste propensiones llamadas homosexuales.

       16-5-2002. Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos
       (publicado en italiano en Notitiae 436, diciembre de 2002, Ciudad del Vaticano, pág. 586)

Obispos

    » Formar el corazón: la educación afectiva y de la sexualidad (apartado V-3).
       La Formación Sacerdotal en los Seminarios de América Latina: actas de la reunión
       plenaria de la Pontificia Comisión para América Latina (17-20 de febrero de 2009).

      
 Intervención de S. Emcia. Card. Juan Sandoval Iñiguez, Arzobispo de Guadalajara (México).


Anexo I. Información sobre la Proyección hacia el mismo sexo (PMS)

    »  PMS y Esperanza

Anexo II: algunas textos, de carácter general, sobre el discernimiento vocacional

"No se pueden llenar los seminarios con cualquier tipo de motivaciones, y menos si éstas se relacionan con inseguridades afectivas, búsquedas de formas de poder, glorias humanas o bienestar económico" (Papa Francisco, Evangelium gaudium, n. 107).

"(...) Nosotros obispos tenemos la tentación de escoger sin discernimiento a los jóvenes que se presentan. ¡Esto es un mal para la Iglesia! Por favor, se necesita estudiar bien el itinerario de una vocación. Examinar bien si él es del Señor, si ese hombre está sano, si ese hombre es equilibrado, si ese hombre es capaz de dar vida, de evangelizar, si ese hombre es capaz de formar una familia y renunciar a ello para seguir a Jesús. Hoy hemos tenido muchos problemas, y en muchas diócesis, por este error de algunos obispos de escoger a los que llegan a veces expulsados de los seminarios o de las casas religiosas porque tienen necesidad de sacerdotes. ¡Por favor! tenemos que pensar en el bien del pueblo de Dios" (Papa Francisco, Discurso a la Plenaria de la Congregación para el Clero, 3-10-2014).

"Una cosa que quisiera añadir al texto —¡disculpadme!— es el discernimiento vocacional, la admisión en el seminario. Buscar la salud de ese joven, salud espiritual, salud material, física, psíquica" (Papa Francisco, Discurso a los participantes en un Congreso organizado por la Congregación para el Clero, con ocasión del 50 aniversario de los Decretos conciliares “Optatam totius” y “Presbyterorum ordinis”, 20-11-2015).

"Nadie debe ser ordenado si no reúne las condiciones para ser un buen esposo y un buen padre de familia" (Mons. Juan Antonio Reig Pla, Carta Pastoral de 7-3-2015).



© Obispado de Alcalá de Henares:
Palacio Arzobispal
Plaza de Palacio, 1 bis
28801 Alcalá de Henares
(Madrid - España).
Tel.: (+34) 91 888 27 00
E-mail: diocesis@obispadoalcala.org
Nota legal